¿Qué es la ansiedad dental y por qué ocurre?

¿Qué es la ansiedad dental y por qué ocurre?


La ansiedad dental es el miedo, la ansiedad o el estrés asociados al entorno dental. El miedo a ir al dentista puede hacer que se retrase o se evite el tratamiento dental. Cosas como las agujas, los taladros o el entorno dental en general pueden desencadenar la ansiedad dental.

Algunas enfermedades mentales, como el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de estrés postraumático (TEPT), o un historial previo de traumatismos en la cabeza y el cuello, pueden aumentar el riesgo de que una persona sufra esto. Otras enfermedades, como la depresión, el trastorno bipolar o la esquizofrenia, también pueden aumentar el riesgo de padecer un trastorno de ansiedad.

Síntomas de la ansiedad dental

Las personas con ansiedad dental pueden experimentar:

  •  Sudoración
  •  Latidos acelerados (taquicardia) o palpitaciones
  •  Presión arterial baja y posibles desmayos (síncope)
  •  Angustia visible, llanto o signos de pánico
  •  Retraimiento o uso del humor o la agresividad para enmascarar la ansiedad.

Algunas personas ansiosas faltan a las citas con el dentista o las evitan, y pueden tener dificultades para someterse a un tratamiento dental, ya sea sencillo o complejo.

¿Cómo controlar la ansiedad o fobia dental?

Hay muchas formas de ayudar a las personas a controlar la fobia dental. Es importante informar al dentista si se experimenta algún nivel de ansiedad dental. Una conversación abierta sobre los desencadenantes individuales de la ansiedad puede ayudar al dentista a trabajar con usted para adaptar un plan de gestión para usted.

Algunas técnicas de afrontamiento psicológico son:

  •  Respiración profunda
  •  Meditación
  •  Distracción (como escuchar música o utilizar dispositivos)
  •  Imágenes guiadas
  •  Relajación muscular progresiva
  •  Acordar con su dentista una señal para detenerse durante el tratamiento para hacer una pausa (como levantar el dedo índice o la mano izquierda)
  •  Utilizar una manta con peso (traiga la suya)
  •  Hipnosis.

También puede ser útil la derivación a un psicólogo. Las terapias breves y específicas, incluida la terapia cognitivo-conductual, pueden tener mucho éxito.

La ansiedad dental grave puede requerir un tratamiento médico con analgesia relativa (gas de la risa), medicación para aliviar la ansiedad, sedación consciente (sedación crepuscular) o anestesia general.

¿Cómo puede afectar a tu salud?

Evitar al dentista puede provocar un empeoramiento de la enfermedad dental, una mayor necesidad de atención de urgencia o un tratamiento más complejo. También puede alimentar el problema subyacente de la ansiedad dental. Esto se conoce como el «círculo vicioso de la ansiedad dental».

 Las revisiones dentales periódicas, las limpiezas y las radiografías de los dientes pueden prevenir las enfermedades dentales y ayudar al dentista a detectar cualquier problema de forma precoz, de modo que se necesiten tratamientos más sencillos y menos invasivos. Durante las revisiones periódicas, los dentistas también comprueban si hay signos de cáncer de boca, lo cual es especialmente importante para quienes fuman o beben alcohol con regularidad, y aún más para quienes hacen ambas cosas.

Tratar esto en personas que lo sufren es de suma importancia para una eficiente salud bucal que no empeore con el tiempo

Cáncer de boca ¡Cuídate y previene!

Cáncer de boca ¡Cuídate y previene!

El cáncer de boca, también conocido como cáncer oral, es un tumor que se desarrolla en una parte de la boca. Puede estar en la superficie de la lengua, el interior de las mejillas, el paladar, los labios o las encías.

Los tumores también pueden desarrollarse en las glándulas que producen la saliva, las amígdalas de la parte posterior de la boca y la parte de la garganta que conecta la boca con la tráquea (faringe). Sin embargo, son menos frecuentes.

Los cánceres de boca suelen clasificarse como cánceres de cabeza y cuello. Aunque el término cáncer de boca rara vez se utiliza en la literatura.

Gracias al mes de acción contra el cáncer de boca ofreceremos a continuación información para conocer y sobre todo prevenir contra este problema:

Síntomas 

Los síntomas pueden incluir:

  • Un bulto en el cuello
  • Dientes flojos
  • Hinchazón o una llaga en el labio que no se cura
  • Dificultad o dolor al tragar
  • Cambios en el habla
  • Sangrado o adormecimiento de la boca
  • Manchas blancas o rojas en la boca, la lengua o las encías
  • Pérdida de peso inexplicable.

 Causas del cáncer de boca

Los principales factores de riesgo de la mayoría son el consumo de tabaco y de alcohol. Otros factores de riesgo pueden ser:

  • El virus del papiloma humano (VPH)
  • El virus de epstein-barr (VEB)
  • Antecedentes familiares de cánceres de boca
  • Mala higiene bucal y enfermedad de las encías
  • La exposición al sol
  • Masticar la semilla de la palmera areca (a veces llamada nuez de areca o betel).

Tipos de cáncer de boca

El cáncer de boca se clasifica según el tipo de célula en la que empieza a crecer el cáncer (carcinoma).  El carcinoma de células escamosas es el tipo más común de este cáncer, con 9 de cada 10 casos. Las células escamosas se encuentran en muchas zonas del cuerpo, incluido el interior de la boca y la piel.

Los tipos menos comunes de cáncer de boca son:

  • El adenocarcinoma: que es un cáncer que se desarrolla dentro de las glándulas salivales
  • El sarcoma: que crece a partir de anomalías en el hueso, el cartílago, el músculo u otros tejidos
  • Melanoma oral maligno: en el que el cáncer se inicia en las células que producen el pigmento o color de la piel (melanocitos). Aparecen como hinchazones muy oscuras y moteadas que a menudo sangran
  • Linfoma: que se desarrolla a partir de células que suelen encontrarse en los ganglios linfáticos, pero que también pueden crecer en la boca

Prevención 

Las tres formas más eficaces de prevenir el cáncer de boca, o de evitar que vuelva a aparecer después de un tratamiento exitoso, son:

  • No fumar ni consumir tabaco de otras formas, como no masticar tabaco
  • Asegurarse de que no se bebe más de la cantidad semanal recomendada de alcohol
  • Seguir una dieta sana y equilibrada que incluya verduras frescas (especialmente tomates), cítricos, aceite de oliva y pescado
  • El NHS recomienda no beber más de 14 unidades de alcohol a la semana. Si bebes más de 14 unidades a la semana, es mejor repartirlas en 3 o más días.
  • Infórmate sobre cómo reducir el consumo de alcohol.

También es importante que te hagas revisiones dentales periódicas. El dentista suele detectar las primeras fases de este cáncer. 

Enfermedades dentales comunes

Enfermedades dentales comunes

Nuestra boca alberga millones de células bacterianas; algunas son beneficiosas, mientras que otras pueden ser muy perjudiciales. Las bacterias son sólo una de las causas de las muchas enfermedades bucodentales que pueden afectar a las distintas zonas de nuestra boca. Algunas de las enfermedades dentales más comunes incluyen, pero no se limitan a:

Enfermedad periodontal

Si te han diagnosticado la enfermedad periodontal, debes cuidar mejor tus encías. También conocida como enfermedad de las encías, este problema dental común suele ser el resultado de descuidar el uso del hilo dental de forma regular.  Esta es de las enfermedades dentales más comunes.

La acumulación de bacterias causantes de la placa acaba provocando el desarrollo de gingivitis o periodontitis, las primeras etapas de la enfermedad periodontal.

Síntomas de la enfermedad periodontal

  • Encías que sangran después de cepillarse, usar el hilo dental o comer alimentos crujientes.
  • Encías sensibles, dolorosas e hinchadas.
  • Ampliación del espacio entre los dientes.
  • Frecuentes llagas en la boca.

Enfermedades dentales: Caries y cavidades

Una de las enfermedades dentales más comunes es la caries, que afecta a millones de niños y adultos en todo el mundo. 

El desarrollo de las caries es el resultado de la falta de cepillado de los dientes después de haber consumido cantidades considerables de alimentos y bebidas azucaradas y ácidas. Estas sustancias perforan el esmalte, lo que posteriormente permite la proliferación de las bacterias causantes de la caries.

Síntomas de la caries dental

  • Dolor agudo y localizado alrededor de los dientes afectados, aunque no se esté masticando.
  • Aparecen manchas de color gris o marrón en la superficie de los dientes.
  • Encías inflamadas alrededor de los dientes cariados.
  • Dificultad para masticar los alimentos debido a la sensibilidad.

Cáncer oral

El cáncer oral puede afectar a varias regiones de la boca, como la garganta, la lengua, las mejillas y los labios. Puede pasar desapercibido durante un tiempo, especialmente si no se visita al dentista cada seis meses como se recomienda. 

Esta enfermedad suele manifestarse como una llaga hinchada o con hormigueo, con una superficie roja o blanca, que puede estar causada por el consumo excesivo de tabaco o por el (VPH).

Síntomas del cáncer oral

  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Dificultad para tragar.
  • Ulceras rojas o blancas que no desaparecen.
  • Sangrado en las zonas afectadas.

Enfermedades dentales: Labio o paladar hendido

Otra de las enfermedades dentales más comunes es el labio leporino o el paladar hendido, que se producen en la etapa fetal cuando los tejidos del labio superior no se forman completamente a las 6-9 semanas de gestación. 

El labio leporino no es realmente una enfermedad, sino un problema de desarrollo. Dependiendo de la gravedad de la hendidura, esta condición puede ser cosmética o puede causar problemas para comer, tragar y hablar.

Causas del labio o paladar hendido

  • Fumar o consumir alcohol durante el embarazo.
  • Diabetes preexistentes en las madres portadoras.
  • Ciertos medicamentos para la epilepsia utilizados antes o durante el embarazo.
  • Genética.

Aftas orales

La candidiasis oral es uno de los muchos tipos de enfermedades dentales causadas por el crecimiento del dañino hongo Candida en la boca. Esta afección afecta sobre todo a los bebés y a las personas con inmunidad reducida. 

Síntomas de la candidiasis oral

  • Llagas o lesiones blancas que cubren el revestimiento de la boca.
  • Grietas e irritación en las comisuras de la boca.
  • Sensación de ardor al intentar tragar.
  • Reducción del apetito y embotamiento del sentido del gusto.

Por todo ello es recomendable visitar a tu dentista de confianza regularmente y prevenir estas y otras posibles enfermedades dentales.

¿Qué es un dentista pediátrico?

¿Qué es un dentista pediátrico?


Las caries o caries dentales son la enfermedad crónica más común en los niños. Los expertos estiman que más del 50% de los niños tienen caries en los dientes de leche. La afección es cinco veces más común que el asma y para ello existe el dentista pediátrico. 

Pero hay buenas noticias: esta enfermedad se puede prevenir y hay un grupo específico de profesionales dentales que pueden ayudar. 

Los dentistas pediátricos también llamados pedodoncistas, se especializan en diagnosticar y tratar problemas dentales en bebés, niños y adolescentes. Se enfocan en los problemas dentales únicos que pueden desarrollarse en las encías, los dientes y la mandíbula a medida que el cuerpo se desarrolla y crece. 

Los niños desarrollan sus dientes de leche dentro de los primeros seis meses de vida. Los dientes de leche comienzan a caerse alrededor de los seis o siete años y son reemplazados por dientes adultos o secundarios. Aunque los dientes de leche no siguen a los niños hasta la edad adulta, es importante comenzar a cuidarlos temprano. La falta de atención dental adecuada puede provocar caries y enfermedades que duran toda la vida. 

Llevar a su hijo a ver a un dentista pediátrico al cumplir un año garantiza que se someterán a las pruebas de detección y el tratamiento adecuados para prevenir problemas dentales en el futuro.

¿Qué hace un dentista pediátrico?

Los dentistas pediátricos brindan atención bucal integral diseñada para satisfacer las necesidades de niños y adolescentes en crecimiento. Ellos proveen:

  • Exámenes de salud bucal 
  • Limpieza de dientes y tratamientos con flúor 
  • Diagnóstico y tratamiento temprano para enderezar los dientes o corregir una mordida inadecuada
  • Remoción de cavidades
  • Reparación de lesiones dentales como dientes fracturados y desplazados
  • Manejo de la enfermedad de las encías para prevenir la enfermedad periodontal pediátrica 
  • Detección temprana de afecciones de salud bucal derivadas de diabetes, asma, fiebre del heno y TDAH 

Razones para llevar a tu hijo al dentista

La salud bucal juega un papel importante en la salud general. La boca, que es el punto de entrada al resto de su cuerpo, está llena de bacterias. Algunos son inofensivos, pero ciertos gérmenes pueden causar enfermedades. Establecer buenos hábitos dentales, como cepillarse los dientes y usar hilo dental, mantiene el exceso de bacterias bajo control y previene infecciones en la boca y otras partes del cuerpo.

El cuidado dental constante es especialmente importante para los niños, que crecen todos los días. Los dentistas pediátricos enseñan a los padres y a los niños la importancia de crear buenos hábitos que duren toda la vida.

El dentista pediátrico también diagnostica y trata enfermedades en bebés y niños o de todas las edades, y se especializan en trabajar con niños que tienen necesidades especiales de salud.

5 razones para hacer chequeos dentales regulares

5 razones para hacer chequeos dentales regulares

Tener que visitar al dentista cada seis meses puede no ser la cita que todos esperan, pero es importante hacerse chequeos dentales regulares. Si se ha preguntado cuál es el verdadero sentido de hacerse chequeos y limpiezas dentales con regularidad, tenemos algo en lo que pensar.

Si está considerando omitir un chequeo dental debido al costo u otro factor como el tiempo o la ansiedad dental, asegúrese de considerar todos los riesgos.

Lo que podría terminar pagando a largo plazo por no visitar a su dentista probablemente será mucho más alto. ¡Hágalo por su bienestar y por su tranquilidad!
Estas son algunas de las razones más importantes por las que debe visitar a su dentista con regularidad:

1.- Con chequeos dentales regulares detectará el cáncer oral

El cáncer oral es una enfermedad extremadamente grave que se manifiesta de diversas formas. Sin conocer los signos de su aparición temprana, el cáncer oral a menudo no se diagnostica.

Puede progresar rápidamente y convertirse en una amenaza para la vida. Pero afortunadamente, un diagnóstico de cáncer oral en etapa temprana a menudo es fácilmente tratable.

2.- Placa, sarro y caries

Incluso los que usan hilo dental diario se salvan, todavía hay pequeñas áreas en la boca que se pasan por alto con un cepillado y uso de hilo dental regulares. Cuando la placa se acumula, se vuelve más difícil de eliminar, solidifica y se convierte en sarro, que es extremadamente difícil de eliminar sin ayuda profesional.

3.- Enfermedad de las encías

La acumulación de placa y sarro no solo causa caries, sino que también puede erosionar los tejidos de las encías de la boca.

Esto sucede cuando la acumulación de sarro causa una infección donde la encía está conectada al diente, lo que hace que la encía se separe del diente. Esta infección se conoce como gingivitis y, a medida que avanza, el tejido que une las encías a los dientes se rompe.

4.- Hacer chequeo dentales regulares para controlar los malos hábitos

Hay muchos malos hábitos que pueden tener un impacto negativo  en su salud bucal, algunos de los cuales puede que ni siquiera se dé cuenta de que están causando problemas.

Algunos de estos hábitos incluyen masticar hielo, morderse las uñas, apretar la mandíbula, rechinar los dientes, comer dulces particularmente pegajosos o duros, cepillarse los dientes con demasiada fuerza, beber café y vino tinto y, por supuesto, fumar.

Cuando acude a chequeos dentales regulares, su dentista puede verificar si hay algún daño oral causado por estos u otros hábitos que de otra manera no habría notado.

Estar informado sobre hábitos destructivos específicos le permite cambiar o alterar su elección de estilo de vida para evitar daños mayores. Visitar al dentista le permite reparar el daño que ya se ha hecho y ayudar a que su salud bucal sea lo mejor posible.

5.- Comprobaciones de la cabeza, el cuello y los ganglios linfáticos

Además de revisar su boca, encías y lengua en busca de signos de cáncer oral. Su dentista también revisará su cuello, mandíbula y ganglios linfáticos, ubicados justo debajo de la línea de la mandíbula. Esto en busca de hinchazón, bultos u otras anomalías.

Si se encuentra una anomalía, podría ser un signo de un problema de salud importante, y su dentista lo alertará y lo derivará al profesional médico apropiado.

Los ganglios linfáticos inflamados son un área particular que no necesariamente duelen o parecen fuera de lo común, pero cuando un profesional los identifica adecuadamente, pueden ser un signo de ciertos tipos de cáncer u otras enfermedades que requieren atención inmediata.

No realizarse chequeos dentales regulares reduce drásticamente la frecuencia con la que se revisan el cuello y las glándulas tiroides.

Por lo tanto, si bien la búsqueda de anomalías solo le lleva un minuto a su dentista. Podría significar que una enfermedad extremadamente grave. Se identifica lo suficientemente temprano como para marcar una gran diferencia.

¿Vale la pena el esfuerzo de los chequeos dentales regulares?

Los dentistas y los profesionales de la odontología no solo se preocupan por arreglar los dientes. Ellos limpian sus dientes profesionalmente, tienen como objetivo garantizar que sus dientes y encías estén sanos. Verifican anomalías que de otro modo podrían pasar desapercibidas y podrían ser un signo de problemas de salud más importantes.

Los profesionales dentales se aseguran de que tus huesos estén fuertes y te ayudarán a corregir cualquier hábito que pueda estar saboteando tu salud bucal, entre otras cosas.

Saltarse las citas con el dentista puede no parecer un gran problema, pero los problemas bucales pueden desarrollarse y progresar extremadamente rápido, lo note o no. Al mantenerse al tanto de sus limpiezas y chequeos dentales, se está haciendo un gran favor a largo plazo.

Otros aspectos odontológicos que te pueden interesar

¿Qué es un dentista pediátrico?

 

¿Sangre en las encías?

¿Sangre en las encías?

¿Te sangran las encías al cepillarte los dientes? Te damos algunas soluciones que debes conocer

El sangrado de las encías es un signo de gingivitis, o inflamación de las encías. Es una forma común y leve de enfermedad de las encías, y está causada por la acumulación de placa en la línea de las encías. Si tienes gingivitis, tus encías pueden estar irritadas, rojas e hinchadas. Pueden sangrar cuando te cepillas los dientes.

Sin embargo entre las causas más comunes de sangrado de encías encontramos: 

  • Gingivitis. Es una enfermedad que provoca la inflamación de las encías.
  • Te cepillas demasiado fuerte o tu cepillo de dientes no es lo suficientemente suave.
  • Acabas de empezar una rutina de uso del hilo dental y sus encías aún no se han acostumbrado.
  • Tomas ciertos medicamentos, como anticoagulantes.
  • Tienes las encías inflamadas porque estás embarazada (gingivitis del embarazo).
  • Tienes prótesis dentales que no se ajustan bien.
  • Restauraciones dentales defectuosas.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una forma de enfermedad de las encías que se produce cuando la placa, una sustancia pegajosa de origen natural que contiene bacterias, se acumula en los dientes y provoca la inflamación del tejido gingival circundante. La placa produce toxinas que irritan las encías. 

Esto puede hacer que las encías se inflamen, enrojeciendo, hinchándose o haciendo que sangren. Esta placa bacteriana dañina puede incluso provocar problemas más allá de la gingivitis, como el debilitamiento del esmalte dental. Aunque te cepilles los dientes con regularidad, es importante que te asegures de que cuidas la línea de las encías, porque una boca sana empieza ahí.

¿Qué es la periodontitis? 

La periodontitis es una infección grave de las encías. Está causada por bacterias que se han acumulado en los dientes y las encías. A medida que la periodontitis avanza, sus huesos y dientes pueden resultar dañados. Sin embargo, si la periodontitis se trata a tiempo y se mantiene una higiene bucal adecuada, el daño puede detenerse.

Si no te ocupas de la gingivitis, esta puede derivar en una enfermedad periodontal, o periodontitis, una afección de las encías a largo plazo que daña el tejido y el hueso que sostiene los dientes.

Otras condiciones por las cuales puedes tener encías sangrantes

Es importante recalcar que antes de auto diagnosticarte acudas a un especialista para que te haga la evaluación indicada.

Diabetes

El sangrado o la inflamación de las encías puede ser una señal de alarma de la diabetes de tipo 1 o 2.

Cuando se padece esta enfermedad, la boca no es tan potente para combatir los gérmenes, por lo que es más probable que se produzcan infecciones como la enfermedad de las encías. Los altos niveles de azúcar en sangre que acompañan a la diabetes dificultan la curación del cuerpo, lo que puede empeorar la enfermedad de las encías.

Trombocitopenia

Si sus encías sangran cuando se cepilla los dientes y no dejan de hacerlo por sí solas, es posible que sus encías estén irritadas o que tenga trombocitopenia.

Si padeces esta enfermedad, es posible que tu cuerpo no tenga suficientes plaquetas para formar un coágulo de sangre. Esto puede provocar un sangrado excesivo en distintas partes del cuerpo, incluidas las encías.

Falta de vitamina C

Esta vitamina ayuda a que los tejidos crezcan y se reparen. Cura las heridas y fortalece los huesos y los dientes. Si tu cuerpo no tiene suficiente vitamina C, puedes sentirte débil e irritable. Con el tiempo, también pueden hincharse y sangrar las encías.

Escorbuto

Es poco frecuente, pero una escasez grave de vitamina C en el organismo puede provocar escorbuto, una enfermedad relacionada con la mala alimentación. Puede debilitarte, causar anemia y provocar hemorragias bajo la piel. El sangrado de las encías es un signo típico del escorbuto.

Soluciones para tus encías sangrantes

Siempre es importante recordarles que deben visitar a su odontólogo de confianza para tratar este problema, ya que en conjunto de otros síntomas podría tratarse de un asunto delicado. Sin embargo, si lo que buscas es una salida alternativa porque es lo único que te está molestando de momento, acá tienes algunas soluciones.

Practicar una buena higiene bucal

El sangrado de las encías puede ser un signo de mala higiene dental. Las encías se inflaman y sangran cuando hay una acumulación de placa en la línea de las encías. La placa es una capa pegajosa que contiene bacterias y que cubre los dientes y las encías. Y si no te cepillas o usas el hilo dental lo suficiente, las bacterias pueden extenderse y causar caries o enfermedades de las encías.

Para mejorar la higiene bucal, cepíllate los dientes al menos dos veces al día y utiliza el hilo dental una vez al día. 

Enjuáguese la boca con peróxido de hidrógeno

Es posible que tengas a mano peróxido de hidrógeno para usarlo como desinfectante. Resulta que también puede eliminar la placa, promover la salud de las encías y detener el sangrado de las mismas. 

Si te sangran las encías, enjuágate la boca con peróxido de hidrógeno después del cepillado, pero no te tragues la solución.

Dejar de fumar

Además de aumentar el riesgo de cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, el tabaquismo está relacionado con la enfermedad de las encías Fumar puede reducir el sistema inmunitario de tu cuerpo, lo que dificulta la lucha contra la placa bacteriana. Esto puede provocar enfermedades de las encías.

Dejar de fumar puede ayudar a que tus encías se curen y dejen de sangrar. Consulte a su médico sobre el mejor método para ayudarle a dejar de fumar.

Reducir el nivel de estrés

Estudios sugieren una relación entre la enfermedad periodontal y el estrés emocional. Según los investigadores, el estrés emocional tiene un impacto negativo en el sistema inmunitario. Esto puede provocar un debilitamiento de las defensas del organismo hasta el punto de no poder combatir una infección de las encías. 

Se cree que el estrés emocional también puede hacer que algunas personas descuiden su salud bucal, lo que puede contribuir a la acumulación de placa.

Aumenta tu consumo de vitamina C

El consumo de alimentos ricos en vitamina C puede reforzar el sistema inmunitario y ayudar a combatir las infecciones de las encías que las provocan.

Por el contrario, no consumir suficiente vitamina C en su dieta puede empeorar el sangrado si tiene una enfermedad de las encías. De hecho, una deficiencia de vitamina C también puede provocar el sangrado de las encías incluso si se tienen buenos hábitos bucales.

Los alimentos ricos en vitamina C son

  • las naranjas
  • patatas dulces
  • pimientos rojos
  • zanahorias

También puedes consultar a tu médico sobre la posibilidad de tomar un suplemento de vitamina C. Como potente antioxidante, la vitamina C refuerza el tejido conjuntivo y protege el revestimiento de las encías, por lo que debes asegurarte de tomar la cantidad suficiente cada día.

Puede interesarte otras publicaciones sobre enfermedades dentales comunes

Enfermedades dentales comunes