¿Sangre en las encías?

¿Sangre en las encías?

¿Te sangran las encías al cepillarte los dientes? Te damos algunas soluciones que debes conocer

El sangrado de las encías es un signo de gingivitis, o inflamación de las encías. Es una forma común y leve de enfermedad de las encías, y está causada por la acumulación de placa en la línea de las encías. Si tienes gingivitis, tus encías pueden estar irritadas, rojas e hinchadas. Pueden sangrar cuando te cepillas los dientes.

Sin embargo entre las causas más comunes de sangrado de encías encontramos: 

  • Gingivitis. Es una enfermedad que provoca la inflamación de las encías.
  • Te cepillas demasiado fuerte o tu cepillo de dientes no es lo suficientemente suave.
  • Acabas de empezar una rutina de uso del hilo dental y sus encías aún no se han acostumbrado.
  • Tomas ciertos medicamentos, como anticoagulantes.
  • Tienes las encías inflamadas porque estás embarazada (gingivitis del embarazo).
  • Tienes prótesis dentales que no se ajustan bien.
  • Restauraciones dentales defectuosas.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una forma de enfermedad de las encías que se produce cuando la placa, una sustancia pegajosa de origen natural que contiene bacterias, se acumula en los dientes y provoca la inflamación del tejido gingival circundante. La placa produce toxinas que irritan las encías. 

Esto puede hacer que las encías se inflamen, enrojeciendo, hinchándose o haciendo que sangren. Esta placa bacteriana dañina puede incluso provocar problemas más allá de la gingivitis, como el debilitamiento del esmalte dental. Aunque te cepilles los dientes con regularidad, es importante que te asegures de que cuidas la línea de las encías, porque una boca sana empieza ahí.

¿Qué es la periodontitis? 

La periodontitis es una infección grave de las encías. Está causada por bacterias que se han acumulado en los dientes y las encías. A medida que la periodontitis avanza, sus huesos y dientes pueden resultar dañados. Sin embargo, si la periodontitis se trata a tiempo y se mantiene una higiene bucal adecuada, el daño puede detenerse.

Si no te ocupas de la gingivitis, esta puede derivar en una enfermedad periodontal, o periodontitis, una afección de las encías a largo plazo que daña el tejido y el hueso que sostiene los dientes.

Otras condiciones por las cuales puedes tener encías sangrantes

Es importante recalcar que antes de auto diagnosticarte acudas a un especialista para que te haga la evaluación indicada.

Diabetes

El sangrado o la inflamación de las encías puede ser una señal de alarma de la diabetes de tipo 1 o 2.

Cuando se padece esta enfermedad, la boca no es tan potente para combatir los gérmenes, por lo que es más probable que se produzcan infecciones como la enfermedad de las encías. Los altos niveles de azúcar en sangre que acompañan a la diabetes dificultan la curación del cuerpo, lo que puede empeorar la enfermedad de las encías.

Trombocitopenia

Si sus encías sangran cuando se cepilla los dientes y no dejan de hacerlo por sí solas, es posible que sus encías estén irritadas o que tenga trombocitopenia.

Si padeces esta enfermedad, es posible que tu cuerpo no tenga suficientes plaquetas para formar un coágulo de sangre. Esto puede provocar un sangrado excesivo en distintas partes del cuerpo, incluidas las encías.

Falta de vitamina C

Esta vitamina ayuda a que los tejidos crezcan y se reparen. Cura las heridas y fortalece los huesos y los dientes. Si tu cuerpo no tiene suficiente vitamina C, puedes sentirte débil e irritable. Con el tiempo, también pueden hincharse y sangrar las encías.

Escorbuto

Es poco frecuente, pero una escasez grave de vitamina C en el organismo puede provocar escorbuto, una enfermedad relacionada con la mala alimentación. Puede debilitarte, causar anemia y provocar hemorragias bajo la piel. El sangrado de las encías es un signo típico del escorbuto.

Soluciones para tus encías sangrantes

Siempre es importante recordarles que deben visitar a su odontólogo de confianza para tratar este problema, ya que en conjunto de otros síntomas podría tratarse de un asunto delicado. Sin embargo, si lo que buscas es una salida alternativa porque es lo único que te está molestando de momento, acá tienes algunas soluciones.

Practicar una buena higiene bucal

El sangrado de las encías puede ser un signo de mala higiene dental. Las encías se inflaman y sangran cuando hay una acumulación de placa en la línea de las encías. La placa es una capa pegajosa que contiene bacterias y que cubre los dientes y las encías. Y si no te cepillas o usas el hilo dental lo suficiente, las bacterias pueden extenderse y causar caries o enfermedades de las encías.

Para mejorar la higiene bucal, cepíllate los dientes al menos dos veces al día y utiliza el hilo dental una vez al día. 

Enjuáguese la boca con peróxido de hidrógeno

Es posible que tengas a mano peróxido de hidrógeno para usarlo como desinfectante. Resulta que también puede eliminar la placa, promover la salud de las encías y detener el sangrado de las mismas. 

Si te sangran las encías, enjuágate la boca con peróxido de hidrógeno después del cepillado, pero no te tragues la solución.

Dejar de fumar

Además de aumentar el riesgo de cáncer de pulmón, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, el tabaquismo está relacionado con la enfermedad de las encías Fumar puede reducir el sistema inmunitario de tu cuerpo, lo que dificulta la lucha contra la placa bacteriana. Esto puede provocar enfermedades de las encías.

Dejar de fumar puede ayudar a que tus encías se curen y dejen de sangrar. Consulte a su médico sobre el mejor método para ayudarle a dejar de fumar.

Reducir el nivel de estrés

Estudios sugieren una relación entre la enfermedad periodontal y el estrés emocional. Según los investigadores, el estrés emocional tiene un impacto negativo en el sistema inmunitario. Esto puede provocar un debilitamiento de las defensas del organismo hasta el punto de no poder combatir una infección de las encías. 

Se cree que el estrés emocional también puede hacer que algunas personas descuiden su salud bucal, lo que puede contribuir a la acumulación de placa.

Aumenta tu consumo de vitamina C

El consumo de alimentos ricos en vitamina C puede reforzar el sistema inmunitario y ayudar a combatir las infecciones de las encías que las provocan.

Por el contrario, no consumir suficiente vitamina C en su dieta puede empeorar el sangrado si tiene una enfermedad de las encías. De hecho, una deficiencia de vitamina C también puede provocar el sangrado de las encías incluso si se tienen buenos hábitos bucales.

Los alimentos ricos en vitamina C son

  • las naranjas
  • patatas dulces
  • pimientos rojos
  • zanahorias

También puedes consultar a tu médico sobre la posibilidad de tomar un suplemento de vitamina C. Como potente antioxidante, la vitamina C refuerza el tejido conjuntivo y protege el revestimiento de las encías, por lo que debes asegurarte de tomar la cantidad suficiente cada día.